v z

Formación

Misión y apostolado

Vida comunitaria y recreación

Espiritualidad

El proceso de formación dentro de la Orden del Carmelo Teresiano es muy importante, sobre todo porque en esta etapa se aprenden los valores esenciales de la vida religiosa y de nuestro carisma.

 

Nuestro proceso formativo se vive en los diversos países de nuestra provincia centroamericana. En Costa Rica el Postulantado, en Nicaragua la etapa de filosofía, en Honduras el noviciado, y finalmente en Guatemala la teología.

 

Es un proceso en donde se integra el crecimiento humano con la formación espiritual, esto unido a los estudios académicos y la proyección pastoral en los diferentes apostolados.

Nuestra misión y apostolado están muy unidos a las necesidades propias de la Iglesia en cada uno de los lugares donde estamos presentes, enfatizando siempre la pastoral de la espiritualidad.

 

Atendemos algunas parroquias con un énfasis misionero, sobre todo la parroquia de Panajachel en Guatemala, la cual se encuentra en la zona indígena catchiquel. Y la parroquia de Lepaterique en Honduras, donde se encuentra nuestra casa de noviciado.

 

También ha crecido  en nuestras casas la Escuela Teresiana de Promoción Espiritual, en donde se comparte la riqueza de la tradición espiritual carmelitana con todas las personas, propiciando espacios de formación y oración

Santa Teresa no sólo es maestra de oración, además es maestra de fraternidad. Nosotros como hijos suyos buscamos fortalecer siempre los espacios comunitarios, viviendo con alegría nuestro ser de hermanos.

 

Por esto para nosotros resulta vital la vida compartida, "hacernos espaldas" es la manera de ser hermanos dentro del Carmelo.

 

Recreándonos mutuamente con alegría.

 

Para santa Teresa la oración no es otra cosa que "tratar de amistad, estando muchas veces tratando a solas con quien sabemos nos ama".

 

De este modo la vida espiritual en el Camelo se cultiva como ese constante trato de amistad con Dios por medio de la oración y la contemplación, valorando el interior de la persona como el lugar privilegiado para ese encuentro de amor.

 

Nuestras casas están llamadas a ser casas y escuelas de oración.

FRAILES CARMELITAS DESCALZOS

PROVINCIA DE CENTROAMERICA